Planeo Digital

Número

Territorios y Ciudades en transición a la paz y la justicia

Octubre 2023

Montaje y ciudad en la dictadura uruguaya | Mentiras Armadas (2021)

Documental: Mentiras armadas: Operaciones de prensa y comunicación de la dictadura uruguaya (2021) | Dirigido por: Jorge García | Duración: 50min | Disponible en: Youtube

Revista PLANEO N°57 | Territorios y ciudades en transición a la paz y la justicia | Octubre 2023


[Por: Juan Jara Ortega: Sociólogo, Estudiante de Magíster en Desarrollo Urbano, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile]

Im. 1: Portada del documental. Fuente: youtube.com
Im. 1: Portada del documental. Fuente: youtube.com

Resumen:

El documental “Mentiras Armadas” se centra en la dictadura uruguaya que comenzó en 1973 y su colaboración con la dictadura argentina en 1976. Ambos regímenes propagaron una retórica antimarxista que generó miedo y represión en la sociedad uruguaya. El documental aborda el caso de 24 uruguayos que fueron secuestrados y torturados en Buenos Aires y Montevideo, y luego obligados a participar en un montaje propagandístico elaborado por los militares para justificar la represión en el país. Este oscuro episodio dejó una profunda huella en la historia uruguaya.

Palabras clave: Montaje, prensa, dictadura uruguaya

Introducción

El 27 de junio de 1973 quedó marcado en la historia de Uruguay como el punto de partida de la dictadura militar de aquel país, un periodo de represión y violencia que se extendió durante 12 años. Este año 2023, al igual que en Chile, ha transcurrido medio siglo desde que ambos países cayeron bajo el yugo de regímenes autoritarios, los cuales hasta entonces habían sido considerados como sociedades con una larga tradición democrática, pero que también tenían problemas de desigualdad y represión política.

En este contexto histórico tan complejo, el documental “Mentiras armadas” se centra en el año 1976, un momento crucial para la dictadura uruguaya. En este periodo se fortaleció considerablemente gracias al apoyo brindado por la incipiente dictadura argentina. Esta colaboración no solo consolidó el régimen uruguayo en términos políticos e institucionales, sino que también influyo de manera significativa en la cultura de la época. Se propagó una retórica que identificaba la subversión y al marxismo como los enemigos públicos de la patria, perpetuando así una atmósfera de miedo y represión que afectó profundamente a la sociedad uruguaya.

Secuestro y tortura

El documental comienza con un crudo relato sobre la relación de la ciudad de Buenos Aires y Uruguay. En las playas del país aparecieron cadáveres humanos sin vida, hinchados por el paso del tiempo. Al principio, se pensó que eran asiáticos procedentes de barcos pesqueros que operaban en la zona, sin embargo, a medida que aparecieron más cuerpos, comenzaron a circular rumores que señalaban a las fuerzas represivas de Buenos Aires como posibles responsables.

Antes del inicio de la dictadura en Argentina en 1976, la resistencia al régimen autoritario uruguayo operaba desde la Ciudad de Buenos Aires. Durante julio de ese mismo año, 24 uruguayos fueron secuestrados por los poderes coercitivos de Argentina y Uruguay, llevados a instalaciones clandestinas en Buenos Aires y torturados cruelmente. Muchos de ellos fueron llevados al borde de la muerte.

En el documental hay testimonios de las víctimas de la dictadura uruguaya, que incluyen descripciones vívidas y detalladas de las torturas que sufrieron. Narran cómo fueron trasladadas a Montevideo a un centro de detención y tortura conocido como “Infierno Chico”. Al llegar, los militares les dijeron que las habían “salvado” de los argentinos, quienes las querían matar, pero no pasó mucho tiempo para que la tortura regresara.

Im2. Centro clandestino de tortura Infierno Chico en Montevideo | Fuente: García, 2021.
Im2. Centro clandestino de tortura Infierno Chico en Montevideo | Fuente: García, 2021.

Montaje

Al inicio de la dictadura uruguaya, los medios de comunicación fueron cerrados y la prensa sometida a censura. El objetivo de estas medidas era crear un discurso único, antimarxista y optimista sobre el presente y el futuro del país.

En agosto de 1976, las víctimas fueron trasladadas a las celdas colectivas del Servicio de Información y Defensa (SID) en Montevideo. Allí, los militares las obligaron a participar en un montaje propagandístico cuyo fin era presentar a Uruguay como un país que estaba amenazado por la guerrilla. El montaje consistió en decir que los secuestrados llegaron en barcazas desde Buenos Aires a Río Negro, para reunirse en el “Chalet Susy” y conspirar contra la dictadura. Entonces, mientras estuvieran reunidos, un gran operativo de fuerzas especiales los detendría.

El operativo fue diseñado para que lo viera un gran número de personas. Una vez realizado, se llevó a muchos periodistas en un ómnibus al “Chalet Susy”. Allí, se mostraron las armas que supuestamente habían ocultado bajo la chimenea. Luego, se hizo salir a las víctimas de secuestro una por una para que fueran grabadas por la prensa. Posteriormente, fueron juzgadas por los tribunales y sentenciadas a prisión.

Im3. Chalet Susy, lugar donde fue llevado a cabo el operativo de montaje | Fuente: García, 2021.
Im3. Chalet Susy, lugar donde fue llevado a cabo el operativo de montaje | Fuente: García, 2021.

Conclusión

Enrique Rodríguez Larreta, un periodista uruguayo que había sido secuestrado y torturado por la dictadura militar de Uruguay, presentó en 1977 una denuncia que exponía los crímenes y mentiras del régimen, entre ellas, el montaje del “Chalet Susy”.

Con este documental, se puede observar la manera en que las ciudades fueron apropiadas por parte de las fuerzas represivas de Argentina y Uruguay, poniendo su infraestructura al servicio del secuestro, la tortura y el montaje de falsos eventos propagandísticos. A medida que se avanza en la narración de los hechos, es evidente que la colaboración entre las dictaduras argentinas y uruguayas no se limitaron solo a la represión directa, sino que también se extendió al terreno de la manipulación mediática.

La historia que cuenta “Mentiras armadas” es un recordatorio doloroso de cómo los regímenes autoritarios distorsionaron la realidad de las ciudades y de sus habitantes, con el único fin de utilizarla para su beneficio. Es una visión cruda y necesaria de una época marcada por la represión, la violencia y la manipulación, una lección de la historia que nunca se debe olvidar.