Secciones > COLUMNAS

La desigualdad territorial como eje central en las poblaciones en Puerto-Príncipe

Revista Planeo Nº 42  Ciudades Rebeldes, Enero 2020


[Por Edward Sultant. Director Fundación An Nou Pale ]

Resumen

Hablar de la ciudad de Puerto-Príncipe desde el punto de vista urbano no es una tarea fácil porque implica una mirada multifacetica sobre la capital, de cómo se relacionan los temas de corrupción, desigualdad y la disfuncionalidad del Estado con la ciudad, cómo se distribuye la justicia, la pobreza y las oportunidades en el territorio. De este modo, “Les Quartiers Populaires” o “Las Poblaciones” son el centro de debate de esta columna, particularmente la Población de “Cité Soleil” cómo un territorio que se convirtió en un escenario explícito de las controversias y disputas sociopolíticas en Haití desde hace más de veinte años, en una combinación entre violencia social, política económica inexistente, estructura urbana infrahumana y un fuerte armamento de los sujetos de esta población. Frente a este panorama, la población Cité Soleil nos permite entender el territorio no solamente en la dimensión urbana, sino como un enclave de clase donde los sujetos se han reflejado en distintas formas de categorización, marginalización y el territorio de nuevo como expresión de exclusión. A esto se suma una mirada del territorio desde una posición de rebeldía, de re-significación de la palabra convivencia, solidaridad entre los sujetos de este lugar y como espacio de competencia, de conflicto para el liderazgo de este territorio.

Palabra Clave: Urbano, Territorio, desigualdad.

Im. 1. Cité Soleil. Fuente: http://www.sakala-haiti.org/cite-soleil

En el departamento Oeste se ubica Puerto-Príncipe la capital de Haití, capital que ha conocido un crecimiento exponencial a principios de la década de los 90 debido a la destrucción del mundo agrícola y diversos motivos como el acceso a estudios superiores. Esto dio luz a una fuerte migración campo-ciudad a lo largo de toda la capital provocando un crecimiento que ha tocado la puerta de la octava circunscripción de Puerto-Príncipe “Cité Soleil”.

Una de las características de este denso asentamiento informal es el hacinamiento de sus habitantes, debido a la necesidad de buscar un hogar donde vivir y de satisfacer sus necesidades de subsistencia básica, además de la búsqueda de una fuente de ingreso. De esta manera; en este territorio no existe una estructura urbana estable con reglas y normas claras elaboradas por el gobierno, porque la cotidianidad de los sujetos se desarrolla en virtud de un sistema no codificado, pero coherente y respetuoso de reglas no escritas pero compartidas (Goulet, 2004). En este contexto, Cité Soleil como territorio aparece como adjetivo de estigmatización y no una delimitación territorial donde los sujetos viven con dignidad. Este adjetivo se constituye como consecuencia de las desigualdades entre capital y trabajo con las formas propias en que sus habitantes reproducen, transforman y representan sus condiciones de trabajo y de vida (Acevedo, 2014).

Desde 2004 en adelante los 34 barrios que conforman Cite Soleil han sido el escenario de los “Chimè” una nueva forma de poder y trabajo de los jóvenes bajo la influencia de la política y la corrupción. Este nombre dio luz en el segundo mando del Presidente Jean Bertrand Aristide, al verse amenazada la continuidad de su gobierno por la sociedad civil y el mundo empresarial, armó a jóvenes en las poblaciones con el fin de proteger su mandato, sobre todo en la Cité Soleil.

Esta estrategia fue el principio del caos de todas las poblaciones que rodean Puerto-Príncipe. Los Gobiernos posteriores a 2004 han estado en una tensión constante en Cité Soleil, entre procesos de des-armamento en este territorio, control de las fuerzas de órdenes para la seguridad de los habitantes de esta población y los conflictos armados entre las bandas rivales que luchan para tener el control de este territorio. Aquellas bandas que controlan este territorio controlan además las ferias que rodean este sector incluyendo a los empresarios que tienen empresas cerca. También se suman otros problemas de orden urbano como; falta de abastecimiento de agua y comida, transporte poco accesible, la inexistencia de áreas verdes, y muy poco espacio público, configurando un espacio urbano saturado. En este escenario, el armamento en Cité Soleil ha provocado aún más tensiones entre el control del Estado y los “Chimè”.

“El Chimè” es aquella persona que creció dentro de una población en situación de pobreza extrema y que ha recurrido a las armas como una forma de resistencia para existir. A causa de la ausencia del Estado y el crecimiento de los “Chimè” Cite Soleil se ha convertido en un territorio en donde la impunidad reina. De este modo, los Chimè se han transformado en una herramienta útil en la política haitiana, sobre todo en las campañas electorales donde se puede observar que los Chimè brindan apoyo a su candidato debido al control total que ejercen en su respectiva población y controlan el centro de votación debido al miedo que infringen en la población de su sector

Cuando la opinión pública cuestiona esa situación, los chimè se ven amenazados por la justicia, sin embargo, la configuración urbana de esas poblaciones impide el control de la policía porque la planificación urbanística no ha incluido a esas poblaciones. Calles oscuras y estrechas que no permiten la libre circulación de los vehículos policiales, casas construidas en lugares de riesgo, muchos callejones sin nombre, en definitiva, una ausencia del plan urbanístico, razón por la cual es imperativo que la policía cuente con un guía local para no perderse en esa población.

El Chimè es una categorización de sujetos caracterizados principalmente por las siguientes acciones; robo, secuestro, sicario. Eso ha impactado la seguridad de algunas comunas cercanas a esas poblaciones. A su vez, esto ha generado violencia en las manifestaciones actuales haciendo disturbio ya que los Chimè son manipulados por grupos influentes en la sociedad. A su vez, estos grupos les confieren cierta legitimidad para actuar porque saben que están protegidos.

Lo dicho anteriormente, es el resultado de la disfuncionalidad del Estado y sus malas decisiones en materia urbanística que ha provoca diseños que no permite una combinación entre naturaleza y orden social en toda los barrios de la capital. Por ende, Cité Soleil ha tomado una forma a través de sus dinámicas que ha incluido; tipos de asentamiento precario que se caracteriza por un proceso de expansión en las tierras de las planicies de la periferia del centro o a orillas del mar, en los terraplenes o antiguos depósitos de basura (Anzano, 2010). Una dificultad de tal magnitud que se presenta los sujetos de Cité Soleil afecta directamente a su calidad de vida teniendo un impacto negativo en su bienestar.

Para concluir, la cualidad urbana de la población debe ser un asunto de Estado porque cuando la estructura falla, el territorio actúa en una intersección de clases sociales, limitando a los que son, sujetos de derechos y los que no son. Esto se traduce en un conjunto específico de derechos que el Estado debe garantizar y que son reconocidos como DDHH que algunos/as sujetos no podrán ejercer. Por ende, no son parte de la ciudadanía. De este modo, los sujetos de las poblaciones territoriales están a la merced del incertidumbre, las ganas de sobrevivencia que gana la precariedad del sistema urbano, y el viento de esperanza que mantiene la cotidianidad de esos territorios, eso es parte de la realidad de Cite Soleil.

 

_
Referencias

Acevedo, P (2014). Revisiones necesarias y urgentes en torno a los sujetos de la intervención profesional: ¿merecedores de ayuda o titulares de derechos? En:Derechos, Políticas sociales y problemáticas sontemporáneas. Debate desde Trabajo Social. Directora: Susana Cazzaniga.Editorial EDUNER, Argentina.

Manzano (2010). El proceso de urbanización en el mundo. El sistema urbano. Tipos de urbanismo. Repercusiones ambientales y económicas.

Goulet.J (2004) Barrios periféricos al centro de la ciudad. Sobre los cerros de Puerto-Príncipe: Vivir en el laberinto.

Twitter Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *