Secciones > RESEÑAS

기생충 (Parásitos) | Bong Joon Ho y la ciudad de más abajo

Revista Planeo Nº 49 Elites y ciudad; Septiembre 2021


[Por Natalia Aravena Solís, Geógrafa U. de Concepción, Estudiante Magister en Asentamientos Humanos y Medio Ambiente, IEUT – UC]

Película: Parásitos (2019)
Dirigido por: Bong Joon Ho

Premios: Ganadora Palma de Oro en el Festival de Cannes (2019), Ganadora Golden Globes Mejor Película Extranjera (2020), Ganadora Critics’ Choice Movie Award Mejor Director y Mejor Película Extrajera (2020), Ganadora de Oscar Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original, Mejor Película Extranjera (2020).

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=cR05bEhbWAs&t=4s

Disponible en Netflix

 

Im.1 Póster Película | Fuente: www.filmaffinity.com

Resumen

Parásitos (2019) es indudablemente una obra cinematográfica extraordinaria, reconocida en múltiples premiaciones y que ha puesto en la palestra el cine surcoreano. Su propuesta, cargada de simbolismos, humor negro y tensión, se construye interesante y divertida de mano de Bong Joon Ho con una historia que podría ser real: las diferencias al habitar la ciudad no son exclusivas de los sistemas urbanos asiáticos y sus sótanos, sino que esta división de quién está más arriba y quién está más abajo es una decisión de las elites e implica una oposición directa, que la película hace más evidente en los tránsitos entre ambos escenarios. No cambia solo de locación, pareciera cambiarse de ciudad.

Palabras Clave. Oposición, ciudad, elites.

Introducción.

Con una paleta de colores fría, una música que lleva al suspenso, humor negro sorpresivo, un guión fascinante y simbolismos encabezados por la roca decorativa que les regala Min-hyuk, Parásitos presenta a la familia Kim en su semisótano en un hábitat normal, común en Corea del Sur. De bajísimos ingresos y con una habitabilidad pésima, los Kim parecen estar acostumbrados a depender del internet de vecinos, vivir en hacinamiento, trabajar doblando cajas de pizza y convivir con insectos. Sin embargo, al presentarse la oportunidad para Ki-woo él comienza a ser tutor de Da-hye, hija de la familia Park, lo que traerá cambios para la vida de todos.

Im.2 Luz y oscuridad, simbolismos | Fuente: www.filmaffinity.com

Los Park, pertenecientes a la elite, parecieran habitar otra ciudad: con una espaciosa casa, un enorme jardín que no permite observar la “otra ciudad”, servicio doméstico e intenciones de mantener su reproducción social. La oposición es evidente, pero se necesita una segunda mirada e interpretación para identificar que en su oposición son similares, aun cuando perciban que huelen diferente.

Oposición y Escaleras.

La oposición entre la familia Kim y los Park, entre vulnerables y la elite, se construye desde los tonos de oscuridad y luz. El semisótano donde habitan los Kim tiene ventanas que dan a la calle, y está en el subsuelo de las zonas más bajas de la ciudad, es un espacio pequeño, cerrado y húmedo, al que es posible acceder por transporte público.

La casa monumental de los Park, diseñada por un famoso arquitecto es una edificación de amplios ventanales, con espacios amplios y abiertos, al que solo acceden en vehículos particulares.

Im.3 Más arriba y más abajo | Fuente: Art Work Pinterest

Esta oposición desemboca en el elemento que puede conectar lo de más arriba y lo de más abajo: escaleras. Innumerables escaleras que bajan los Kim para regresar a su hogar luego de huir al casi ser descubiertos por los Park en su hogar, escaleras que debe subir Geun-sae para obtener comida, escaleras que suben los Kim para llegar a trabajar a la casa de los Park y mejorar sus condiciones de vida.

Ciudad y olor.

Los Kim, que identifican sus diferencias, igualmente se vuelven “cercanos” a los Park, pero estos últimos ponen el límite a la clase social de los Kim, especialmente hacia Ki-taek a quien el Sr. Park reconoce que hace bien su trabajo, pero tiene un olor diferente “como rábano cocido, como los que toman el transporte público”. Pese a la cadena de recomendaciones que construyen los Kim para acercarse a los Park, ellos se diferencian y autosegregan de quienes no pertenecen a su misma clase.

Por su parte los Kim reconocen que los Park son agradables, pero son amables porque son ricos, porque la ciudad que habitan es otra, la vida que conocen es diferente. Mientras los Kim tenían su hogar inundado por las lluvias, los Park estaban felices de tener un día soleado y sin polución gracias a la lluvia, lo que les permitía tener una fiesta en el jardín.

Im.4 “Mucha gente vive bajo la tierra” | Fuente: www.filmaffinity.com

Conclusión.

La decisión de Ki-woo de tener que bajar más abajo, con un desenlace fatídico para su familia, constituye un momento de tensión que expresa una oda al odio de clases, impulsado por la segregación, desigualdad y privilegios por parte de la elite. La occidentalización de la cultura surcoreana y las cadenas de recomendaciones son costumbres de la elite que permitieron a los Kim influir en su casa y en sus decisiones.

¿Quiénes son los parásitos? La respuesta del director, que debió argumentar ante el estudio a quienes no convencía el título, es una pista de la profundidad en la construcción artística de su obra: lo obvio es que los Kim parasitan a los Park, así como también los parasita Moon-gwang y Oh Geun-sae. Pero una segunda mirada es que los Park son parásitos de la sociedad, se quedan con lo mejor de la ciudad, y parasitan a quienes trabajan para ellos: no son capaces de cocinar, de lavar, de hacer una fiesta, de estudiar, ni de manejar por sí mismos. Por lo tanto, las elites, que deciden quien está más arriba y quien puede o no subir sus escaleras no solo determinan quienes y donde habitan la ciudad, sino que también parasitan la necesidad de los más vulnerables. Una obra que merece ser vista, y más de una vez.

 

 

Twitter Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *