Secciones > PRÁCTICAS

“La desigualdad del miedo urbano”

Revista Planeo Nº 35  Violencia Urbana, Marzo 2018


[Por Leonel Rivas, Arquitecto, México. Estudiante Magister Desarrollo Urbano, PUC] 

Resumen

En las últimas dos décadas, las ciudades latinoamericanas han experimentado progresivamente la pérdida de seguridad en sus espacios públicos y privados. El aumento de la violencia urbana en sus múltiples versiones, en conjunto con los medios de comunicación, han promovido significativamente la percepción de inseguridad en los ciudadanos ante un Estado que aparenta estar lejos de brindar una solución de raíz. Esta inseguridad, traducida en miedo urbano, ha tenido diversas reacciones por parte de los actores involucrados en el desarrollo de la ciudad; una de las principales respuestas ha sido la demanda de las personas por obtener viviendas en barrios seguros, que garanticen la libertad necesaria para desarrollar las actividades cotidianas sin ningún tipo de riesgo. Sin embargo, el grueso de la población no posee las mismas posibilidades de comprar seguridad.

Palabras Clave: Violencia, miedo urbano, condominio

Im1Im 1. Acceso a condominio privado en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa, México / Fuente: Elaboración propia

La ciudad desigual, como la mayoría en América Latina, es productora de violencia urbana. Las grandes brechas de desigualdad social han agudizado la incapacidad de inserción laboral formal a población carente de formación profesional; por lo que, ante la necesidad, se ubican en cualquier actividad laboral precaria desvaneciendo sus aspiraciones de desarrollo en trabajos dentro de la formalidad (Katzman, 2011). Eventualmente, la falta de oportunidades para los grupos de población joven, se convierte en un factor que incide directamente en las decisiones individuales para obtener ilegítimamente bienes a través de conductas violentas (Briceño-León, 2007) y que, progresivamente, estas conductas se naturalizan en los barrios donde habitan, representando una “resignación a una vida de pobreza que abarca generación tras generación” (González, Tinoco, & Macedo, 2012).

En virtud de lo anterior, ¿los jóvenes pobres son realmente peligrosos? Los medios de comunicación tienen un rol importante al ser los encargados de difundir los hechos que suceden en la ciudad. Sin embargo, para Gentile (2011) se trata de una estigmatización mediática por parte de los medios de comunicación para establecer un vínculo entre el joven del barrio popular con acontecimientos asociados a la violencia. Asimismo, Kessler (2012) señala que este tipo de noticias mediáticas, tienen profundos efectos que no solo afectan a la población joven como principal blanco asociado a la violencia, sino también al barrio popular donde habita. De esta manera, los demás sectores de la ciudad, tanto de clase media como de clase alta, ven a los habitantes de barrios marginados como una amenaza (Briceño-León, 2002); aunque esto, es parcialmente cierto. Si bien los sectores acomodados sufren de delincuencia constantemente, los pobres en lugares marginados son quienes sufren la violencia como tal, de cierta manera son “víctimas y victimarios de este proceso” (Briceño-León, 2002:36).

Cuando se experimentan directamente actos violentos o cuando se divulgan en la sociedad por cualquier vía, surge el miedo; uno de tipo urbano que no solo se enfoca al espacio público, sino al espacio privado también. El miedo nos puede mantener a salvos, pero también nos puede poner en peligro. El temor a lo desconocido o al imaginario urbano construido por los habitantes, puede convertirse en una auténtica expresión de ansiedad social, la misma que dirige y conduce las acciones de las personas con la finalidad de sentirse seguros. De esta manera, el miedo orienta y una de sus principales funciones es influir y conducir en las tomas de decisiones; de alguna manera el miedo “se configura como el eje a través del cual se organiza la vida” (González Ortiz, Tinoco García, & Macedo García, 2012). Es natural, nuestros antepasados encontraban estos refugios en cavernas para protegerse de animales o de condiciones climáticas que significaran algún tipo de peligro, tal como lo hacen los habitantes de ciudades violentas al ‘refugiarse’ tanto en barrios cerrados altamente vigilados, como en hogares bien protegidos.

Actualmente, los condominios dotados de alta tecnología en seguridad y de una serie de elementos propiamente exclusivos, brindan lo necesario para sentirse seguros al menos temporalmente, porque la violencia, con el tiempo, encuentra caminos más sofisticados que permea cualquier enclave. Sin embargo, ¿cuántos pueden evadir el miedo? Monsivais (2016) señala que “la cancelación del miedo urbano es un lujo de clase”. Como se mencionó anteriormente, los índices más altos de violencia urbana se observan en los barrios pobres, y ante ello, tal como en los demás sectores de la ciudad, existe miedo. No obstante, en estos barrios, además transformar los hogares en casas bunker (Lindón, 2006) con muros ciegos, rejas, alambres y otros mecanismos de seguridad que estén dentro de las posibilidades creativas y económicas, también existe una organización social que permite vigilar y protegerse entre similares.

Hidalgo (2004) plantea una serie de hipotesis que considera relevantes para explicar el por qué del crecimiento de espacios residenciales cerrados; una de ellas se refiere a la creciente criminalidad y seguridad asociada, en la que destaca principalmente el manejo de la información por parte de los medios de comunicación, pues cuestiona la forma de tratar los temas de violencia con lo que realmente sucede en la ciudad, provocando una serie de efectos -miedo- que orientan a la población sus preferencias a residir en lugares cerrados. Si bien el miedo urbano, se ha manifestado con la proliferación de condominios en nuestras ciudades, no es un fenómeno reciente; Borja (2004) señala que el miedo también se presentaba de forma similar en la ciudad preindustrial y en la ciudad de la revolución industrial, en las cuales existían “las fortalezas de los privilegiados, los guetos y la exclusión social” (2004:19).

Al parecer los grupos sociales que viven dentro de estas microciudades fortificadas, salen a realizar turismo cuando se ven en la necesidad de ‘salir’ a la ciudad; la dotación de actividades, servicios, y equipamientos localizadas en el interior, les restringe las oportunidades de interacción con el exterior. “La imagen urbana deja de ser un espectáculo, más bien se remite al encierro o al panorama exclusivo, de aquí se deriva que a la ciudad no se le ve como la civilización y el progreso, sino como la decadencia” (Jorquera, 2011:39). La producción de este escenario por parte de los desarrolladores inmobiliarios es la auténtica homogeneización de las áreas residenciales según su poder adquisitivo; sin embargo, esta producción no nace de la creatividad como tal, sino de la lectura perfecta de la necesidad social por sentirse tranquilos en su hogar. La creatividad viene después con la sofisticación de la vivienda y sus amenidades dentro del recinto amurallado.

De esta manera, la capitalización del miedo urbano, no es propiamente exclusiva de la construcción de este tipo de vivienda, sino que también se manifiesta con el aumento de negocios de seguridad privada y elementos de vigilancia, cuya finalidad de ‘blindar’ el recinto, es ponerlo distante del otro; el otro pobre y desconocido. La consolidación de este modelo de vivienda, lejos de ser rechazado por los diferentes actores urbanos, se ha acogido con gran entusiasmo que ha permitido la implementación, la permanencia y la expansión del mismo en la mayoría ciudades en vías de desarrollo. Asimismo, una de las principales razones de la trascendencia de este modelo, ha sido también, por considerarse como un objetivo aspiracional en la población de clases emergentes. Esto es posible, en gran medida, al marketing inmobiliario que siembra la necesidad en la sociedad por adquirir viviendas de ‘calidad’, además de obtener un estilo de vida diferente (superior al que se tiene) gracias a la disposición de elementos exclusivos al interior. Todo parece indicar que este modelo de vivienda seguirá vigente y exitoso en el futuro.

Lo que es un hecho, es que en estos tiempos modernos donde todo se convierte en mercancía, se está consolidando un mundo más individualista, debilitándose drásticamente las relaciones sociales incluyendo la convivencia familiar. Como advierte Wacquant (2007), si no existe una actuación para redireccionar las fuerzas estructurales en el sistema, que impidan el retroceso social, es de esperar que siga aumentando la desigualdad y con ella, la violencia generadora de miedo urbano.

__
Bibliografía
Borja, J. (2004). Espacio público y espacio político. In L. Dammert (Ed.), Seguridad Ciudadana: Experiencias y Desafíos (1ra Edició). Valparaíso.
Briceño-León, R. (2002). La nueva violencia urbana de América Latina. Sociologias, (8), 34–51. https://doi.org/10.1590/S1517-45222002000200003
Briceño-León, R. (2007). Violencia Urbana en América Latina: Un modelo sociológico de explicación. (Spanish). Espacio Abierto. Cuaderno Venezolano de Sociología, 16(3), 541–574. Retrieved from http://content.ebscohost.com/ContentServer.asp?T=P&P=AN&K=30022295&S=R&D=a9h&EbscoContent=dGJyMMvl7ESeprM4y9fwOLCmr0qeqK5Ssqm4SbeWxWXS&ContentCustomer=dGJyMPGosFCupq9JuePfgeyx44Dt6fIA%5Cnhttp://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=3002229
Gentile, M. (2011). Los procedimientos discursivos para la construcción mediática de la figura del joven pobre y delincuente. El caso jonathan., 93–119. Retrieved from http://www.scielo.cl/pdf/udecada/v19n34/art06.pdf
González, F., Tinoco, I., & Macedo, A. (2012). Inseguridad y violencia. Narrativas en torno a la violencia y la inseguridad en el Estado de México. Espiral, Estudios Sobre Estado Y Sociedad, XIX No. 55, 38. Retrieved from http://www.scielo.org.mx/pdf/espiral/v19n55/v19n55a4.pdf
González Ortiz, F., Tinoco García, I., & Macedo García, A. (2012). Inseguridad y violencia. Narrativas en torno a la violencia y la inseguridad en el Estado de México. Espiral, XIX(55), 79–116.
Hidalgo, R. (2004). De los pequeños condominios a la ciudad vallada: Las urbanizaciones cerradas y la nueva geografía social en Santiago de Chile (1990-2000). Eure, 30(91), 29–52. https://doi.org/10.4067/S0250-71612004009100003
Katzman, R. (2011). Seducidos y abandonados. El aislamiento social de los pobres urbanos. Revista de La CEPAL, (76), 171–189.
Kessler, G. (2012). Las consecuencias de la estigmatización territorial. Reflexiones a partir de un caso particular. Espacios En Blanco, 22, 165–198.
Lindón, A. (2006). La casa bunker y la deconstrucción de la ciudad. LiminaR. Estudios Sociales Y Humanísticos, IV, 18–35.
Monsivais, C. (2016). Los miedos: A la inseguridad urbana, con Carlos Monsivais. Retrieved December 1, 2017, from https://www.youtube.com/watch?v=ev9hufCgNBU
Wacquant, L. (2007). Los condenados de la Ciudad. Gueto, periferia y estado. (S. X. Editores, Ed.), La marginalidad urbana en el horizonte del siglo XXI.
Twitter Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *