Secciones > RESEÑAS

“El gran teatro de un pequeño mundo. El Carmen de San Luis Potosí 1732 – 1859”

Revista Planeo Nº 34  Territorios Religiosos, Diciembre 2017


[Por Carla Loyola; Estudiante de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí]

Libro: El gran teatro de un pequeño mundo. El Carmen de San Luis Potosí 1732 – 1859
Autor: Alfonso Martínez Rosales
Editorial: El Colegio de México

Resumen

La ciudad de San Luis Potosí es una de las ciudades con mayor influencia religiosa en México, esto no solo ha causado una gran devoción por la religión católica sino también grandes y magníficos templos los cuales armonizan y complementan el discurso urbano del estado.

Palabras claves: Discurso urbano, carmelitas, San Luis Potosí

El gran teatroIm 1: Portada del Libro

La ciudad de San Luis Potosí es una de las ciudades con mayor influencia religiosa en México, esto no solo ha causado una gran devoción por la religión católica sino también grandes y magníficos templos los cuales armonizan y complementan el discurso urbano del estado.

Los carmelitas fueron una de las últimas ordenes mendicantes en llegar a San Luis Potosí, pero fue convirtiéndose en una de las ordenes con mayor influencia en el estado. Los carmelitas han dejado una huella en la historia, arte y urbanización de San Luis Potosí sumamente importante. Sin embargo, es preciso mencionar que los carmelitas es una de las ordenes menos estudiadas. Alfonso Martínez se ha convertido en el mayor investigador hasta ahora de dicha orden. En su libro “El gran teatro de un pequeño mundo” expone una vasta información acerca de los carmelitas, sobre su historia, iconografía, arte, religión y expansión en el territorio potosino.

En el libro, el autor describe la historia de la llegada de los carmelitas al estado de San Luis Potosí. Puesto que la orden fue una de las últimas en llegar al estado y por ser una de las más pobres debido a la filosofía que tenían por el desapego a lo material no les resultó sencillo encontrar un terreno en el cual asentarse. Debido a lo anterior, el financiamiento que obtuvieron para la fundación de un convento se basó en benefactores; a lo largo de los años las donaciones llegaron en forma de presupuesto y terrenos, dichas contribuciones llegaron provenientes de varios adinerados españoles asentados en San Luis Potosí y de los mismos religiosos pertenecientes de la orden. Fue así como para el año de 1735 el provincial de la orden, Nicolás de Jesús María dona a los carmelitas algunos terrenos e así inicia la construcción de su primer convento. Sin embargo, debido a las malas condiciones del terreno, decidieron posponer la construcción del convento, hasta que aceptan la propuesta de otro benefactor llamado Bartolomé de la Mesa, quien donó el terreno que ocupa actualmente el templo carmelita en el centro histórico de la ciudad.

Una vez tuvieron en su poder este terreno, iniciaron los trámites para poder obtener la licencia y comenzar a construir el convento y el templo. Posteriormente, tras seis largos años de construcción se concluyó el primer (único) templo y convento carmelita en San Luis Potosí. El conjunto arquitectónico del Carmen se levantó como una de las construcciones magnificas de toda la ciudad, abarcando originalmente hasta la Alameda central de la ciudad; es decir, correspondía a casi ocho cuadras lo que denota una extensión bastante considerable.

El conjunto del templo y el convento fue construido meticulosamente creando así el perfecto discurso urbano, religioso, iconológico y arquitectónico del barroco potosino; comenzando con el exterior del templo, el diseño y urbanización de éste fue pensado para que los habitantes y visitantes de la ciudad pudieran admirar el esplendor de la orden carmelita al ocupar una gran parte principal del centro histórico de la ciudad. Por otro lado, al interior del templo se utilizaron elementos arquitectónicos barrocos nunca antes vistos en San Luis Potosí, presentando un templo dotado de retablos dorados barrocos, pinturas de caballetes de artistas nacionales e internacionales sumamente reconocidos, esculturas talladas detalladamente y de manera extraordinaria, concluyendo en el Camarín de la Virgen del Carmen el cual es el único perteneciente a esta orden en México.

Desafortunadamente, con el paso del tiempo, la extensión que tenía originalmente el conjunto del Carmen comenzó a disminuirse y deteriorarse debido a problemas políticos y religiosos. Con la llegada de la Reforma liberal se produce la separación entre la Iglesia y el Estado, el Carmen pasa a manos de la Mitra de San Luis Potosí. Posteriormente comienzan a realizarse modificaciones al templo, las cuales redujeron considerablemente su extensión original, esto con la finalidad de urbanizar más la ciudad y crear más vías tanto para vehículos como para personas. En adición, el gobierno del estado se apoderó de una gran parte del terreno del templo y en consecuencia se redujo el tamaño del conjunto a solo una cuadra, lo que produjo una fractura y aislación del templo.

Es así como se modificó por completo el discurso original del templo. Un discurso conventual que de haberse conservado íntegramente pudo haber competido con espacios religiosos como Tepozotlán en la Ciudad de México. A pesar de haber cambiado por completo su discurso urbano original, se logró mantener un poco el discurso arquitectónico del interior, conservando sus retablos originales (excepto el principal), camarín y parte del convento.

Sin lugar a dudas el templo del Carmen de San Luis Potosí fue y seguirá siendo uno de los centros devocionales más importantes de la ciudad; a pesar de las múltiples modificaciones urbanísticas y arquitectónicas sigue siendo uno de los principales templos de la ciudad e incluso de la región, ya que es muestra de una de las ordenes más importantes de la historia de México. Lo que es importante mencionar es que existe una dialéctica constante entre los elementos religiosos y la ciudad. En algunas ocasiones como en la del caso de San Luis Potosí, la ciudad condiciona a estos elementos religiosos, mientras que en otros tantos son los elementos religiosos los que condicionan las ciudades, como tal es el caso de la ciudad de San Juan de los Lagos, que se estructura en base a una iglesia y a la identidad que desarrollan las personas con estos elementos religiosos.

Finalmente, es sumamente importante la existencia de este tipo de estudios, debido a que muchas veces no se tiene conocimiento de la historia e importancia de bienes inmuebles como lo es el templo del Carmen, lo cual es primordial ya que este bien inmueble forma parte del patrimonio estatal y nacional, siendo así parte de la identidad del estado.

Twitter Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *