Secciones > RESEÑAS

How Cities can Learn to Ride Bikes

Autor: Jay Walljasper

Publicado el 8 de mayo de 2012 en www.commondreams.org

Bernardita Mc Phee

Extracto: “The Dutch are not somehow exceptional people when it comes to bicycling. Everything we see here is the result of deliberate decisions. Even little things, like paint on the street, add up”.

Si bien, el tema de las ciclovías y, en general, el de fomentar el uso de medios de transporte alternativos al automóvil privado pareciera no ser prioritario en las agendas de muchos de los gobiernos actuales en el mundo -hecho que se refleja en que en gran parte del mundo cada día se intensifica más el uso del automóvil y en que se opta por la construcción de autopistas exclusivas para este tipo de medios de transporte como solución al problema de la congestión vehicular en las ciudades-, existen algunas iniciativas alentadoras que muestran alternativas y acciones concretas para fomentar el uso de la bicicleta y posicionar a ésta como una parte integral de los sistemas de transporte urbanos.

En “How Cities can Learn to Ride Bikes” se nos presenta una práctica de aprendizaje entre ciudades a partir de la idea de que experiencias positivas en algunas ciudades del mundo pueden ser replicadas en otras; avanzando no solo en el “qué hacer” sino que también en el “cómo hacerlo”, por lo tanto, posicionando el tema en el ámbito de las políticas públicas y en el de la toma de decisiones.

Para tal propósito, líderes en transporte de la zona de la Bahía de San Francisco, entre ellos ingenieros en transporte y líderes comunitarios, viajaron a los Países Bajos para investigar cómo han logrado, por una parte, que más de un cuarto de todos los viajes se realicen en bicicleta, y por otra, duplicar la tasa de ciclismo desde 1980 hasta el presente. Para esto, la delegación recorrió en bicicleta durante una semana distintas ciudades que conforman la conurbación de Randstad.

La gira fue financiada por la Fundación Bikes Belong, la que es patrocinada por la industria de bicicletas de Estados Unidos y cuyo propósito es fomentar el uso de la bicicleta a partir de cuatro ejes o áreas de trabajo:

1. Política Federal y financiamiento

2. Alianzas nacionales

3. Subvenciones a la comunidad

4. Promover el ciclismo.

El consenso general entre los participantes de esta novedosa iniciativa fue que más que el diseño de infraestructuras eficientes para bicicletas, lo central es que se logren formular y operativizar políticas públicas que fomenten deliberadamente el transporte en bicicleta, considerando proporcionar la seguridad adecuada a los ciclistas.

A casi un año de la gira, los encargados y expertos en transporte de la Bahía de San Francisco, así como líderes locales y otros miembros de la comunidad evalúan los cambios que se han generado a partir de esta experiencia, señalando que se han realizado acciones concretas para promover el uso de la bicicleta, enfatizando en que lo principal es que se ha comprendido que esto no tiene solo que ver con el transporte urbano sino que con el mejoramiento de las ciudades en general.

Sin duda que esta experiencia de aprendizaje entre ciudades es una iniciativa que debe ser difundida y replicada en otras ciudades del mundo, en tanto que el uso de la bicicleta no sólo contribuye a la descongestión de nuestras ciudades, sino que también incide en ámbitos como la calidad de vida de las personas, la salud pública, el medio ambiente, entre otros.

Twitter Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *